Nuevas recetas

Arroz modificado genéticamente cultivado en Filipinas casi listo para evaluación de inocuidad alimentaria

Arroz modificado genéticamente cultivado en Filipinas casi listo para evaluación de inocuidad alimentaria


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El “arroz dorado” es una variedad de arroz que se modifica genéticamente para producir betacaroteno como medio para abordar la desnutrición en Filipinas.

Una variedad genéticamente modificada de El arroz cultivado en Filipinas como medio para mejorar la desnutrición pronto se presentará a las autoridades para evaluaciones de bioseguridad., según BBC.

El arroz, conocido como "arroz dorado" y que está diseñado para producir betacaroteno, un pigmento vegetal que el cuerpo convierte en vitamina A, ayudará a nutrir a 1,7 millones de niños filipinos que padecen una deficiencia de vitamina A, una condición que reduce inmunidad y puede causar ceguera.

Después de más de dos décadas de aumentar los niveles de betacaroteno en el arroz, los científicos están a solo unas semanas de enviar el producto a los reguladores de seguridad alimentaria de Filipinas.

Dos tercios de los hogares filipinos no comen lo suficiente para satisfacer sus necesidades dietéticas diarias, y la mayoría de las calorías que consumen provienen del arroz; el filipino promedio come 100 kilogramos (peso seco) de arroz por año.

Aunque algunos dicen que el arroz transgénico es una forma peligrosa de abordar la desnutrición y también amenaza el alimento básico del país, los científicos estiman que solo una taza de arroz podría suministrar hasta el 50 por ciento de la ingesta diaria recomendada de un adulto.


5 alimentos genéticamente modificados sorprendentes

Maggie Caldwell

A estas alturas, es probable que haya oído hablar de los organismos genéticamente modificados (OGM) y la controversia sobre si son la respuesta al hambre mundial o al diablo encarnado. Pero por ahora, dejemos de lado ese debate y pasemos a una pregunta más básica: cuando vas al supermercado, ¿sabes qué alimentos tienen más probabilidades de contener ingredientes que están diseñados genéticamente? Preguntas frecuentes útiles:

Entonces, ¿qué son exactamente los organismos genéticamente modificados?
Los OGM son plantas o animales que se han sometido a un proceso en el que los científicos alteran sus genes con ADN de diferentes especies de organismos vivos, bacterias o virus para obtener los rasgos deseados, como resistencia a enfermedades o tolerancia a pesticidas.

Pero refugio & # 8217t agricultores ¿Ha estado cultivando selectivamente cultivos para obtener cosechas más grandes durante siglos? ¿Cómo es esto diferente?
Sobre Molienda, Nathanael Johnson tiene una gran respuesta a esta pregunta, pero en pocas palabras: Sí, los agricultores a lo largo de la historia han estado cultivando sus plantas para lograr ciertos rasgos deseados, como mejor sabor, rendimiento o resistencia a enfermedades. Pero este tipo de reproducción todavía se basa en los procesos reproductivos naturales de los organismos, donde la ingeniería genética implica la adición de genes extraños que no ocurrirían en la naturaleza.

¿Estoy comiendo transgénicos?
Probablemente. Dado que varios ingredientes comunes como el almidón de maíz y la proteína de soja se derivan predominantemente de cultivos modificados genéticamente, es bastante difícil evitar los alimentos transgénicos por completo. De hecho, los transgénicos están presentes en el 60 al 70 por ciento de los alimentos en los estantes de los supermercados de EE. UU., Según Bill Freese, del Centro de Seguridad Alimentaria, la gran mayoría de los alimentos procesados ​​contienen transgénicos. Una excepción importante son las frutas y verduras frescas. El único producto transgénico que probablemente encontrará es la papaya hawaiana, una pequeña cantidad de calabacín y calabaza y algo de maíz dulce. En este momento, ningún producto de carne, pescado y aves de corral aprobados para el consumo humano directo está diseñado mediante bioingeniería, aunque la mayor parte del alimento para el ganado y el pescado se deriva del maíz transgénico, la alfalfa y otros granos biotecnológicos. Solo las variedades orgánicas de estos productos animales tienen garantía de alimento libre de OGM.

Entonces, ¿cuáles son algunos ejemplos de alimentos modificados genéticamente?
1. Papayas: En la década de 1990, los árboles de papaya hawaianos se vieron afectados por el virus de la mancha anular que diezmó casi la mitad de la cosecha en el estado. En 1998, los científicos desarrollaron una fruta transgénica llamada papaya arco iris, que es resistente al virus. Ahora, el 77 por ciento de los cultivos que se cultivan en Hawái son genéticamente modificados (GE).

2. Leche: RGBH, u hormona de crecimiento bovino recombinante, es una variación transgénica de una hormona natural que se inyecta en las vacas lecheras para aumentar la producción de leche. Está prohibido para la leche destinada al consumo humano en la Unión Europea, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Muchas marcas de leche que no contienen rGBH etiquetan su leche como tal, pero hasta el 40 por ciento de nuestros productos lácteos, incluidos los helados y el queso, contienen la hormona.

3. Mazorca de maíz: Si bien el 90 por ciento del maíz cultivado en los Estados Unidos está genéticamente modificado, la mayor parte de ese cultivo se usa para alimento animal o etanol y gran parte del resto termina en alimentos procesados. Maíz dulce y mdash: las cosas que cocinas al vapor o a la parrilla en la barbacoa y comes en la mazorca y mdash no contenían OGM hasta el año pasado, cuando Monsanto lanzó su primera cosecha transgénica de maíz dulce. Si bien los consumidores solicitaron con éxito a Whole Foods y Trader Joe & # 8217s que no ofrecieran la variedad, Walmart ha comenzado a llenar los estantes sin ninguna etiqueta.

4. Calabacín y calabacín: Si bien la mayoría de las calabazas en el mercado no son transgénicas, aproximadamente 25,000 acres de crookneck, straightneck y calabacines se han modificado mediante bioingeniería para que sean resistentes a los virus.

5. & # 8220 Todos los alimentos naturales & # 8221: Tenga cuidado con esta etiqueta si está tratando de evitar los alimentos transgénicos. En este momento no existe una definición estricta de lo que constituye un alimento natural. Esto podría cambiar pronto, ya que los jueces de los tribunales federales solicitaron recientemente a la Administración de Alimentos y Medicamentos que determine si el término se puede usar para describir alimentos que contienen transgénicos para ayudar a resolver demandas colectivas pendientes contra General Mills, Campbell Soup Co. y el fabricante de tortillas Gruma. Corp.

¿Hay algún alimento que haya escuchado que pueda ser modificado genéticamente y que en realidad no lo esté?
1. Patatas:
En 1995, Monsanto introdujo papas genéticamente modificadas para consumo humano, pero después de la presión de los consumidores, McDonald & # 8217s y varias otras cadenas importantes de comida rápida les dijeron a sus proveedores de papas fritas que dejaran de cultivar papas transgénicas. Desde entonces, la cosecha se ha retirado del mercado.

2. Sandía sin semillas: Si bien parece plausible que una fruta que no produce semillas haya sido modificada mediante bioingeniería, la sandía sin semillas es un híbrido de dos razas distintas. Ha sido apodada la & # 8220mule del mundo de la sandía & # 8221.

3. Salmón: Actualmente, ningún producto de carne, pescado o huevo está modificado genéticamente, aunque una empresa llamada Aqua Bounty tiene una solicitud ante la FDA para aprobar su salmón transgénico.

4. Leche de soja: Si bien el 93 por ciento de la soja cultivada en los Estados Unidos está modificada genéticamente, la mayoría de las principales marcas de leche de soja no contienen OGM. Silk, la marca de leche de soja más vendida en el país, se unió al Proyecto Non-GMO en 2010. Muchas marcas populares de tofu en los Estados Unidos también venden productos de tofu sin OGM. *

5. Arroz: Un alimento básico para casi la mitad de la población mundial, actualmente no existen variedades de arroz transgénico aprobadas para el consumo humano. Sin embargo, eso podría cambiar pronto. Una variedad genéticamente modificada llamada arroz dorado que se está desarrollando en Filipinas ha sido alterada para incluir betacaroteno, una fuente de vitamina A. Los patrocinadores la alaban como una forma de aliviar la deficiencia de nutrientes en las poblaciones de los países en desarrollo.

¿Qué hay de los alimentos orgánicos?
Desde finales de los años & # 821790, los estándares orgánicos del USDA han prohibido cualquier ingrediente genéticamente modificado. Originalmente, la agencia trató de incluir los alimentos transgénicos bajo el paraguas orgánico, pero se echó atrás en 2002 después de una protesta pública masiva para salvar los estándares orgánicos.

¿Cuánto tiempo llevo comiendo alimentos transgénicos?
Los científicos llevaron a cabo las primeras pruebas de alimentos transgénicos a fines de la década de 1980, y en 1994, una compañía de biotecnología llamada Calgene lanzó el primer OGM aprobado para consumo humano: el tomate & # 8220Flavr Savr, & # 8221 diseñado para permanecer maduro en la vid por más tiempo sin volverse blando. . El producto, que Monsanto finalmente adquirió, fracasó, pero allanó el camino para otros: las empresas de biotecnología han ganado miles de millones desde entonces con maíz, soja, algodón y canola transgénicos.

¿Están las empresas alimentarias obligadas a informarme si sus productos contienen OMG?
No en los Estados Unidos. Sesenta y cuatro países en desarrollo y desarrollados requieren el etiquetado de alimentos transgénicos, según Freese del Centro de Seguridad Alimentaria. Es posible que haya oído hablar de la reciente serie de proyectos de ley & # 8220Right to Know & # 8221 en asambleas estatales de todo el país. Los proyectos de ley tienen como objetivo exigir a las empresas alimentarias que etiqueten cualquier producto que contenga organismos modificados genéticamente. Connecticut y Maine aprobaron recientemente leyes que requerirían que los fabricantes de alimentos revelen los ingredientes transgénicos en el empaque de los productos, pero esas leyes no entrarán en vigencia hasta que otros estados adopten medidas similares. Los estadounidenses apoyan abrumadoramente tales leyes, con una encuesta tras otra que muestra que más del 90 por ciento de los encuestados apoyan el etiquetado obligatorio. Las empresas de biotecnología y la industria alimentaria dicen que dicho etiquetado sería caro y sin sentido, ya que los alimentos transgénicos han sido declarados seguros para el consumo humano.

Entonces, si la comida es segura, ¿qué es todo ese alboroto sobre ellos?
En primer lugar, no todo el mundo está de acuerdo en que los OMG sean seguros para comer, especialmente a largo plazo. La Unión Europea sigue siendo decididamente escéptica, con muy pocos cultivos transgénicos aprobados que se cultivan en el continente y un etiquetado obligatorio para los productos que contienen OGM. Algunos científicos temen que los transgénicos puedan causar alergias en los seres humanos. Otros señalan las consecuencias ambientales del cultivo de cultivos transgénicos.

¿Cómo afectan los OGM al medio ambiente?
Una palabra: pesticidas. Cientos de millones de kilos de más de pesticidas. Los seis mayores productores de semillas transgénicas y mdashMonsanto, Syngenta, Dow Agrosciences, BASF, Bayer y Pioneer (DuPont) & mdas comparten también los mayores productores de herbicidas e insecticidas químicos. Los cultivos Roundup Ready de Monsanto, por ejemplo, están diseñados genéticamente para ser inmunes a los herbicidas, de modo que los agricultores puedan destruir las malas hierbas sin matar sus cultivos comerciales. Pero el proceso ha generado malezas resistentes al Roundup, lo que ha llevado a los agricultores a aplicar dosis cada vez mayores del químico o incluso a recurrir a métodos más tóxicos para combatir las supermalezas.

¿Dónde puedo obtener más información sobre los OMG?
Madre Jones& # 8216 Tom Philpott escribe de manera crítica sobre los OGM a menudo. En este 2011 Científico americano Brendan Borrell expone muy bien el caso pro-OMG. Molienda& # 8216s Nathanael Johnson ha escrito varias publicaciones que aclaran la ciencia básica detrás de los cultivos transgénicos, y una New York Times Room for Debate de 2009 ofrece una muy buena sinopsis de la controversia. Los expertos en política alimentaria pueden disfrutar examinando la página de la Organización para la Agricultura y la Alimentación sobre biotecnología en la agricultura si está buscando una forma más entretenida de educarse, un documental llamado OMG OMG abre en cines selectos este otoño.

Aclaración: anteriormente, esta historia decía que la mayoría del tofu vendido en los Estados Unidos no contiene OGM. Si bien la marca de tofu estadounidense más vendida, Nasoya, y muchos otros fabricantes importantes en los EE. UU. Tienen artículos verificados por el Proyecto Non-GMO, esto no necesariamente abarca todos los productos de tofu.


El mundo está listo para el arroz dorado

El mundo está comenzando a abrir los ojos a la maravilla del arroz dorado.

El 24 de mayo, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dio su aprobación a este cultivo modificado genéticamente, que promete mejorar la salud de los niños en los países en desarrollo de todo el mundo.

Esas son buenas noticias aquí en Filipinas, donde cultivo arroz y maíz en mi finca en San Jacinto. Estoy seguro de que nos acercará un paso más a la comercialización de esta increíble tecnología, y un paso más a derrotar la amenaza de la desnutrición.

El betacaroteno, un precursor de la vitamina A, ayuda a dar el color distintivo.

El arroz dorado deriva su nombre de su color amarillento, pero podría ser más simple y más útil llamarlo `` arroz saludable ''. El único propósito de este cultivo especial es aumentar la ingesta de vitamina A, un compuesto que todos necesitamos como parte de una dieta adecuada. Los niños pequeños lo necesitan más debido a las altas demandas nutricionales del crecimiento temprano.

La Organización Mundial de la Salud estima que casi 200 millones de niños no reciben suficiente vitamina A. Casi todos viven en países pobres, donde sufren de diarrea y enfermedades similares. En casos más graves, la falta de vitamina A puede provocar mala visión e incluso ceguera. En los peores casos, puede matar. Cada año, cientos de miles de niños mueren porque no tienen acceso a suficiente vitamina A.

Golden Rice resuelve este problema a través de una ciencia sólida y segura.

Ya hemos visto cómo los transgénicos contribuyen a la agricultura sostenible. Los agricultores cultivan más alimentos en menos tierra que nunca antes: miles de millones de acres de transgénicos en las últimas dos décadas, incluido el maíz transgénico en mi propia granja en Filipinas.

Rosalie Ellasus visitando un campo de talong (berenjena) transgénico en Bangladesh.

Como cultivador, he visto de cerca las ventajas de estos cultivos. Han mejorado mi capacidad para producir alimentos y también para ganarme la vida para mi familia.

El arroz dorado hace aún más. Aprovecha el poder de la biotecnología para enfrentar la desnutrición. Biofortificado con vitamina A, puede abordar el problema de la deficiencia de vitamina A donde es más grave, desde mi casa en Filipinas hasta Bangladesh, India, Indonesia, Irak y grandes secciones del África subsahariana.

Gran parte de la investigación en apoyo del arroz dorado se ha llevado a cabo en el Instituto Internacional de Investigaciones sobre el Arroz, un grupo con sede en Manila que busca combatir la pobreza a través de una mejor agricultura. El trabajo del IRRI comenzó en el laboratorio y más recientemente se ha trasladado al campo y parece que el arroz dorado finalmente está listo para la comercialización que todos hemos estado esperando.

Sin embargo, sigue existiendo un problema político. Algunos activistas se oponen ideológicamente a los transgénicos que han recurrido a una forma de terrorismo, destruyendo campos de prueba de arroz dorado con la esperanza de intimidar a científicos y agricultores para que abandonen este proyecto urgente. Esto es una locura, ya que amenaza la vida de los niños sin una buena razón. Sin embargo, es casi seguro que su violenta hostilidad ha retrasado la voluntad de mi propio gobierno de aprobar el arroz dorado para su adopción generalizada por los agricultores.

Rosalie recibió el Premio Kleckner inaugural en 2007 por el difunto Dean Kleckner.

Entonces, el respaldo de la FDA al arroz dorado envía una señal importante. Pone el peso de una de las agencias reguladoras más respetadas del mundo detrás de la seguridad y la promesa del arroz dorado. Estados Unidos es ahora el cuarto gobierno que respalda el arroz dorado, después de Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

Es poco probable que los agricultores estadounidenses cultiven arroz dorado y los consumidores estadounidenses probablemente nunca lo comerán: el arroz dorado está adaptado a los climas locales donde más se necesita, y casi todos en los Estados Unidos ya consumen mucha vitamina A .

El IRRI buscó la aprobación de la FDA para evitar la posibilidad de que una pequeña cantidad de arroz dorado apareciera inadvertidamente en un envío de alimentos. Básicamente, la FDA dijo que si esto sucediera, no sería gran cosa. `` No tenemos más preguntas sobre los alimentos para humanos o animales derivados del arroz dorado '', dijo la carta de la FDA al IRRI, firmada por Dennis M. Keefe, director de la Oficina de Seguridad de los Aditivos Alimentarios.

El tiempo de hacer preguntas ha terminado y ha llegado el momento de reconocer que, por fin, el mundo está listo para el arroz dorado.


Europa y EE. UU. Han adoptado diferentes enfoques para etiquetar los alimentos transgénicos. En Europa, los fabricantes deben etiquetar todos los alimentos modificados genéticamente. En los EE. UU., Solo tienen que etiquetar los alimentos con propiedades nutricionales o alergénicas sustancialmente diferentes.

Esta diferencia de política ha afectado la popularidad de los OMG. La política laxa de los EE. UU. Ha convertido a Estados Unidos en el líder mundial en OMG. Estados Unidos tiene ahora 172 millones de acres de cultivos transgénicos, y el 90 por ciento de la soja, la canola, el algodón y el maíz estadounidenses están alterados genéticamente.

Afortunadamente, EE. UU. Se está volviendo más estricto con el etiquetado de OGM. Recientemente se han implementado nuevas regulaciones tanto a nivel federal como estatal para proteger a los consumidores. Si bien aún existen lagunas, la nueva ley requiere que los fabricantes etiqueten todos productos de bioingeniería. El impacto de este cambio en las ventas de OGM en los EE. UU. Sigue sin estar claro.


Figuras claves

Los ratios más importantes le proporcionan un resumen compacto del tema de & quot; Cultivos modificados genéticamente & quot y le llevan directamente a las estadísticas correspondientes.

Resumen de EE. UU.

Porcentaje de cultivos modificados genéticamente en los EE. UU. Por tipo 1997, 2018, 2019 y 2020

Porcentaje de cultivos modificados genéticamente en los EE. UU. Por tipo 1997, 2018, 2019 y 2020

Descripción general de Canadá

Área sembrada de soja genéticamente modificada en Ontario 2011-2020

Área sembrada de maíz genéticamente modificado para granos en Ontario 2011-2020

Área sembrada de soja genéticamente modificada en Quebec 2011-2020

Área sembrada de maíz genéticamente modificado para granos en Quebec 2011-2020

Actitudes de agricultores y consumidores

Opiniones sobre los OGM & # 039 entre los consumidores de alimentos especiales de EE. UU. 2016, por generación

Opiniones sobre los OGM & # 039 entre los consumidores de alimentos especiales de EE. UU. 2016, por generación

Consumidores estadounidenses y # 039 razones para limitar el consumo de café 2016

Mayor preocupación por la seguridad alimentaria en EE. UU. 2018

Percepciones de los consumidores de EE. UU. Con respecto a las etiquetas de OMG 2016


El papel de la FDA

El trabajo de la FDA es asegurarse de que todos los alimentos, genéticamente alterados o no, sean seguros para comer.

Continuado

A través del Programa de Consulta de Biotecnología Vegetal, la FDA plantea preocupaciones de seguridad durante el proceso de ingeniería y ayuda a los desarrolladores a identificar los tipos de pruebas que deben realizar.

Un equipo de científicos de la FDA revisa la información proporcionada por el desarrollador. Observan cómo un alimento transgénico se compara con el original. ¿Es diferente nutricionalmente? ¿Los nuevos genes introdujeron algo que podría ser dañino? Por ejemplo, una soja enriquecida con una proteína de una nuez de Brasil no se comercializó, ni siquiera como alimento para animales, porque las pruebas mostraron que podría desencadenar una reacción en las personas alérgicas a esas nueces.

No se puede contraer una enfermedad o contraer un virus de una planta, pero de vez en cuando uno pasa de los animales a los humanos, como la gripe porcina y la gripe aviar. Debido a que los virus animales pueden usarse en ingeniería genética, a algunas personas les preocupa que puedan infectar a los humanos u otros animales que comen carne producida de esta manera.

Es por eso que la FDA adopta un enfoque ligeramente diferente con los productos animales modificados genéticamente. Han emitido una guía para ayudar a los desarrolladores a cumplir con los altos estándares del Codex Alimentarius y las regulaciones de seguridad alimentaria de EE. UU. El Centro de Medicina Veterinaria se asegura de que el animal sea diferente en la forma en que el desarrollador dice que es y que sea seguro para comer. La FDA también está obligada por la Ley de Política Ambiental Nacional a considerar los posibles impactos significativos de los animales transgénicos en el medio ambiente, como la facilidad con la que pueden propagar enfermedades.

Continuado

Para un salmón modificado genéticamente que crece hasta su tamaño completo en aproximadamente la mitad del tiempo que normalmente toma, la FDA quería saber qué probabilidad hay de que estos peces se mezclen con otros cuyos genes no han sido modificados y qué probabilidades hay de que sobrevivan. y reproducir si lo hicieran. Para minimizar los riesgos, el desarrollador cría salmón en instalaciones seguras en Canadá y Panamá. Los tanques no están conectados a ningún cuerpo de agua y tienen barreras como pantallas y redes para evitar que los peces y los huevos salgan, así como las aves y otros depredadores. El salmón que se cultiva como alimento es estéril.

No se permite un alimento transgénico en las tiendas de los EE. UU. Hasta que el equipo de la FDA esté satisfecho de que es seguro. En última instancia, el desarrollador es legalmente responsable de la seguridad de los alimentos, como cualquier otro producto que ingerimos.


Alimentos genéticamente modificados: seguridad, riesgos y preocupaciones del público: una revisión

La modificación genética es un conjunto especial de tecnología genética que altera la maquinaria genética de organismos vivos como animales, plantas o microorganismos. La combinación de genes de diferentes organismos se conoce como tecnología de ADN recombinante y se dice que el organismo resultante es "Genéticamente modificado (GM)", "Diseñado genéticamente" o "Transgénico". Los principales cultivos transgénicos que se cultivan comercialmente en el campo son la soja, el maíz, el algodón y la canola resistentes a herbicidas e insecticidas. Otros cultivos que se cultivan comercialmente y / o se prueban en el campo son la batata resistente a un virus que podría destruir la mayor parte de la cosecha africana, el arroz con más hierro y vitaminas que pueden aliviar la desnutrición crónica en los países asiáticos y una variedad de plantas que pueden sobrevivir extremos climáticos. Hay plátanos que producen vacunas humanas contra enfermedades infecciosas como la hepatitis B, peces que maduran más rápidamente, árboles frutales y de nueces que rinden años antes y plantas que producen nuevos plásticos con propiedades únicas. Las tecnologías para la modificación genética de alimentos ofrecen una gran promesa para hacer frente a algunas áreas de mayor desafío para el siglo XXI. Como todas las nuevas tecnologías, también presentan algunos riesgos, tanto conocidos como desconocidos. Las controversias y la preocupación pública en torno a los alimentos y cultivos transgénicos comúnmente se centran en la seguridad humana y ambiental, el etiquetado y la elección del consumidor, los derechos de propiedad intelectual, la ética, la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y la conservación del medio ambiente. Con esta nueva tecnología de manipulación genética, ¿cuáles son los riesgos de “alterar la madre naturaleza” ?, ¿qué efectos tendrá esto en el medio ambiente ?, ¿cuáles son las preocupaciones de salud de las que los consumidores deben estar conscientes? y ¿es realmente beneficiosa la tecnología recombinante? Esta revisión también abordará algunas preocupaciones importantes sobre la seguridad, los riesgos ambientales y ecológicos y los peligros para la salud relacionados con los alimentos transgénicos y la tecnología recombinante.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


Tenga cuidado con el almidón de alimentos modificado, especialmente la parte "modificada"

Con los dramáticos eventos que se han desarrollado en 2020, la demanda de alimentos locales, el apoyo a los agricultores locales y el renovado interés en la jardinería doméstica se ha disparado en muchos lugares. Al describir el auge de la "jardinería en crisis", un historiador de alimentos explica: "Es útil ser productivo y conectarse con la naturaleza, y es algo que está bajo nuestro control en una situación que se siente completamente fuera de control". 1

Desafortunadamente, si bien algunos segmentos de la población han podido aumentar su compromiso de cultivar, aumentar o adquirir alimentos reales no procesados, el desempleo y su subproducto, la inseguridad alimentaria, han llevado a muchos estadounidenses a los bancos de alimentos o a comprar en tiendas de ladrillos. y-mortero o conglomerados en línea. La red de bancos de alimentos Feeding America informa un aumento promedio del 50 por ciento en el número de personas que solicitan asistencia del banco de alimentos en todo el país desde marzo, y cuatro de cada diez beneficiarios nunca antes habían buscado dicha ayuda. 2 Los artículos principales solicitados por los bancos de alimentos son productos enlatados que no se pueden conservar en almacén, mientras que los artículos que requieren refrigeración (alimentos como frutas y verduras, lácteos y carne) están expresamente en la lista de "no donar". 3 Las ventas en línea de productos enlatados y otros alimentos no perecederos también se dispararon en la era Covid-19, aumentando en un enorme 69 por ciento. 4

Si tuviera que analizar la mitad "estable" de la ecuación "estable en almacenamiento", probablemente se toparía con un ingrediente indescriptible que se ha convertido en un estabilizador de referencia, además de servir como agente espesante, aglutinante y emulsionante: modificado almidón alimenticio. Los productos que probablemente contengan almidón de alimentos modificados incluyen alimentos enlatados (incluidas las carnes enlatadas) alimentos preparados congelados artículos de panadería (como panes, pasteles y galletas) gelatina de caramelo postres a base de lácteos como helados y pudines sopas salsas alimentos instantáneos alimentos recubiertos de polvo salsas y aderezos, bebidas como Gatorade e incluso cápsulas de medicamentos. 5-7 Los fabricantes de productos alimenticios bajos en grasa también acogen con alegría los almidones modificados, que celebran la capacidad de los almidones modificados para servir como un "mimético de la grasa", creando "una sensación en la boca similar a la grasa", y como sustitutos de la grasa, actuando " directamente como glóbulos de grasa ". 8

Ilustrando el objetivo principal de este asalto de laboratorio poco fiable a las moléculas de almidón nativo, el gigante corporativo Cargill enfatiza que “la cartera de Cargill de almidón alimentario modificado se ha desarrollado para satisfacer las necesidades de la industria alimentaria” 9, necesidades para las cuales es el almidón nativo, desde el perspectiva de la industria, inadecuada.5 En la caracterización de Cargill de estos "beneficios funcionales", los almidones de alimentos modificados son "ingredientes de trabajo duro que juegan un papel importante en la formulación de los alimentos, proporcionando textura, controlando la humedad, estabilizando los ingredientes y extendiendo la vida útil". Lo que Cargill no revela es el caos para la salud que los almidones de alimentos modificados han estado causando en los consumidores inconscientes de los productos que los contienen.

MUCHOS CAMINOS PARA LA MODIFICACIÓN DEL ALMIDÓN

El almidón alimenticio modificado, que generalmente se deriva del maíz, la papa, la tapioca, el arroz o el trigo, se crea mediante el uso de técnicas para "cambiar, fortalecer o deteriorar nuevas propiedades por división molecular, reordenamiento o introducción de nuevos grupos sustituyentes". 5 El objetivo es Para hacer que el almidón nativo sea más adecuado para las aplicaciones de la industria alimentaria, esto se logra alterando propiedades como la temperatura de gelatinización, la claridad del gel, la viscosidad, la retrogradación (recristalización), la textura y el sabor.5 El resultado de estas alteraciones permite a la industria alimentaria implementar productos modificados. almidones, por ejemplo, “en alimentos que se promocionan a sí mismos como 'instantáneos' y en alimentos que pueden necesitar una cierta temperatura para espesar (durante la cocción o congelación). Piense en los paquetes de salsa, los budines instantáneos y las comidas que vienen en una caja y requieren una cantidad mínima de cocción o simplemente necesitan agua hirviendo ". 10

Los almidones de alimentos modificados reciben un crédito considerable por ayudar a la industria de alimentos procesados ​​a despegar rápidamente en las décadas de 1940 y 1950, y continúan desempeñando un papel central hasta el día de hoy. 11 Un artículo promocional en línea optimista que ensalza las virtudes del pollo enlatado afirma, por ejemplo, que el almidón alimenticio modificado básicamente está "sobrealimentando la carne de pollo con la capacidad de soportar muchos abusos durante el enlatado, el envío y el almacenamiento a largo plazo", mientras ayudando a "asegurar que la carne tenga la textura y el sabor correctos cuando finalmente la abras". 12

Hay tres enfoques generales para la modificación del almidón: físico (térmico y no térmico) enzimático (a través de la hidrólisis, una técnica para romper enlaces químicos) y químico. Dentro de las categorías de modificación química y física, los científicos de alimentos tienen una asombrosa variedad de opciones a su disposición. Por ejemplo, las técnicas químicas pueden incluir esterificación, eterificación, tratamiento con ácido, tratamiento alcalino, blanqueo, oxidación (usando agentes tales como cloro, peróxido de hidrógeno, permanganato de potasio e hipoclorito de sodio) o emulsificación. 5,13 Del mismo modo, los métodos físicos implican tratamientos térmicos (como pregelatinización, tratamiento de calor-humedad, recocido, calentamiento por microondas, tratamiento de presión osmótica y calentamiento de almidón seco) o técnicas no térmicas como "tratamientos de presión ultra alta, caída de presión controlada instantánea , uso de homogeneizadores de alta presión, presión dinámica pulsada, campo eléctrico pulsado y congelación y descongelación ”. 14

La técnica que se utilice tiene importantes implicaciones para el etiquetado del producto. Advirtiendo el hecho de que los consumidores sospechan cada vez más del término "modificado", 15 un artículo de 2015 en el Revisión anual de ciencia y tecnología de los alimentos explicó que las técnicas de modificación física ofrecen un vacío legal en el etiquetado, lo que ha aumentado su popularidad entre los procesadores de alimentos. 14 Como explican los autores, si bien los almidones alimentarios químicamente modificados deben figurar como "almidón alimentario modificado" en las etiquetas de los alimentos, no ocurre lo mismo con los almidones modificados físicamente: "Las modificaciones físicas son de interés para la industria alimentaria precisamente porque no se utilizan reactivos y, como resultado, el producto de almidón no necesita etiquetarse como almidón modificado ". 14

DIARREA, DOLORES DE CABEZA Y FLOTACIONES, OH MI

¿Podría la desconfianza del consumidor acerca de los almidones alimentarios modificados tener algo que ver con informes generalizados de efectos adversos asociados con su consumo? Las reacciones comunes informadas por adultos que han comprobado que no toleran el almidón alimenticio modificado incluyen alergias, dolores de cabeza, diarrea, hinchazón, otras formas de malestar digestivo, fatiga y más. 10 A veces, estos síntomas surgen de alimentos que los consumidores perciben como beneficiosos para la salud, como el yogur "saludable" sin azúcar ". 16 Un sitio web (isitbadforyou.com o IIBFY) asigna una "F" al almidón alimentario modificado y enumera las palpitaciones del corazón, el dolor de pecho y el aumento de peso como efectos secundarios adicionales a los ya mencionados. 17 El sitio web IIBFY también señala que los productos químicos utilizados para modificar los almidones (en el caso de la modificación química) representan una amenaza para la salud en sí mismos.

Las preocupaciones sobre los efectos sobre la salud del almidón alimentario modificado no son nuevas, especialmente en relación con los muy jóvenes. En una revisión histórica de almidones modificados en alimentos para bebés, publicada en 2018, el autor señaló que, aunque "el almidón agregado y el almidón modificado se volvieron cada vez más importantes en la producción de frutas y verduras en puré" a partir de la década de 1940, y también se incorporaron ampliamente a los alimentos como los cereales infantiles fortificados a base de cereales, en la década de 1990, el público y los medios de comunicación habían comenzado a examinar los alimentos infantiles más de cerca. 18 Aparentemente, esto generó presión para reducir el uso de almidones modificados en los alimentos para bebés, aunque organismos como la Academia Estadounidense de Pediatría y la Academia Nacional de Ciencias declararon que el uso de almidones en dichos alimentos es completamente seguro. 19

A finales de la década de 1990, un grupo dedicado de investigadores universitarios seguía dando la voz de alarma sobre la presencia de almidones de alimentos modificados en alimentos destinados a bebés y niños pequeños. Estos investigadores disidentes no solo describieron los efectos de los almidones modificados sobre la absorción de nutrientes, el potencial de síntomas diarreicos y los posibles impactos en la flora gastrointestinal, sino que también sugirieron que los almidones podrían estar implicados en la enfermedad de Crohn y podrían tener efectos tóxicos, mutagénicos y cancerígenos debido a a los productos químicos utilizados para modificar el almidón. 20,21 En 2001, uno de los mismos investigadores colaboró ​​en un estudio que mostraba que el almidón modificado en los alimentos para bebés producía heces blandas y, cuando se consumía junto con sorbitol y fructosa, provocaba una "diarrea franca". 22

Teniendo en cuenta los alimentos que consumen comúnmente la mayoría de los bebés y niños pequeños estadounidenses, es probable que la ingesta de almidón alimentario modificado de los niños pequeños siga siendo alta. Por ejemplo, un análisis de 2004 de los patrones de consumo de alimentos de bebés y niños pequeños encontró que casi la mitad de los bebés de siete a ocho meses (46 por ciento) "consumían algún tipo de postre, bebida dulce o endulzada" y el porcentaje que consumía postres horneados aumentó al 62 por ciento cuando los niños tenían entre diecinueve y veinticuatro meses de edad. 23 A more recent study published in Pediatría in 2014 reported that 57 percent of twelve-month-olds were consuming sweet foods on a weekly basis and 85 percent were consuming dairy foods other than milk. 24 As previously noted, bakery items and low-quality industrial dairy-based products are among the many foods likely to contain modified food starch.

PARTNERS IN CRIME

Maltodextrin is another starch derivative, derived from the same sources as modified food starch (corn, potato, tapioca, rice or wheat) and often added to the same types of packaged or processed foods, including frozen foods, baked goods, salad dressings, soups, sweets and sports drinks. 25 And manufacturers add maltodextrin to these foods for similar purposes—to boost flavor, thickness or shelf life. In a sort of one-two punch, it is not uncommon for maltodextrin to be paired with modified food starch in the same food. For example, a trade industry publication in 2005 described how modified food starch “coagglomerated with maltodextrin” provides “enhanced functionality in specific applications,” such as “enhanced dispersion characteristics in hot and cold liquids” and desirable properties in salad dressings, sauces and marinades. 26

Trade groups do not mention the myriad health risks with which maltodextrin has been linked. These include an increased risk of dia­betes a risk of inflammatory bowel disease (due to reductions in good gut bacteria and increases in harmful gut bacteria) allergies, asthma and rashes bloating and flatulence and weight gain.25 When one views this list of potential problems alongside the unpleasant symptoms linked to modified food starch, it casts a different light on the food industry’s celebration of these ingredients as “downright essential for enabling food manufacturers to provide varied and flavorful offerings to today’s busy consumer.” 26

LOOKING THE OTHER WAY

Unfortunately—and not surprisingly—nei­ther food scientists nor food regulators appear particularly interested in the potential health risks associated with modified food starches. A search of “modified food starch” in the National Library of Medicine’s PubMed database pulls up only fifteen published articles since 1980, few of them recent.

In France, where Americans might be for­given for assuming that food is of higher qual­ity than in the U.S., a study published this year reported that 54 percent of commonly marketed food products (the study examined one hundred twenty-six thousand) contained at least one food additive, and more than one in ten (11 percent) contained at least five additives. 27 Modified starches were among the top three types of additives used (present in over ten thousand products), and the foods most likely to include additives included some of the by-now-familiar culprits: “artificially sweetened beverages, ice creams, industrial sandwiches, biscuits and cakes.” The French research team also found that modified starches tended to “cluster” with other noxious additives such as carrageenan. Nonetheless, a safety review requested by the European Commission in 2017 concluded that “there is no safety concern for the use of modi­fied starches as food additives at the reported uses and use levels for the general population.” 28

If comparable studies were conducted in the United States today, it is likely that the preva­lence of modified starches and other additives would be similar—or worse—and it is virtually certain that regulators would reach the same food industry-friendly conclusions about safety. For now, individuals with complaints about modified food starch appear to be relegated to the blogosphere or to online forums populated by fellow sufferers who commiserate about food labeling shortcomings and the challenges of getting physicians to recognize the problem.

Fortunately, there is one straightforward fix that readers of this journal will readily understand and embrace. If you eat a mostly cooked-from-scratch Wise Traditions diet—full of real animal fats with bona fide mouthfeel and high-integrity ingredients—chances are that you will never have to cross paths with these newfangled starches or contend with their ill effects. The wider chal­lenge that we all need to work toward addressing—and especially at this unprecedented historical juncture—is to ensure that todo el mundo has access to this type of diet.

ADVERSE REACTIONS TO MODIFIED FOOD STARCH

In response to a blog about modified food starch, readers shared comments about their symptoms and reactions: 10
• “I get diarrhea from modified starches.”
• “I have a son who has a food allergy to modified food starches (throat closes, dizzy, diarrhea, etc.).”
• “I get severe migraine headache with the aura so it is hard to see.”
• “My husband always gets diarrhea. I do not react that way but get bloated and gassy.”
• “I get a ton of bloating and hives all over. I would also say my head feels foggy and my mood becomes depressed and angry.”
• “[M]y problem of bloating and tummy ache is getting worse.”
• “Modified starch-containing foods make me tired, lethargic and put me to sleep.”
• “Large amounts [of modified starch] demyelinate and cause lesions.”
• “My reaction is itching. My hands look awful.”

GMOS, GLYPHOSATE AND MODIFIED STARCH
Among the constituencies that should get credit for illuminating the risks of modified food starches are the individuals
and organizations involved in publicizing the dangers of genetically modified ingredients. Many modified starches come
from corn. With the high likelihood of corn being GMO, modified starches should, therefore, be considered a potential
GMO ingredient. 29 Maltodextrin also commonly comes from GMO corn.

Because wheat is another source material for modified food starch, contamination with glyphosate (used as a dessicant
on conventional wheat crops and, sadly, also present as a contaminant in some organic wheat) is a possibility. Hay
also another challenge specific to wheat-derived modified starch individuals suffering from celiac disease—and others
who need a diet guaranteed to be gluten-free—complain that they have difficulty screening for gluten in modified starch
because lax labeling rules “do not require [that] the grain source be disclosed on ingredient labels.” 30

  1. Helmer J. How the coronavirus pandemic has led to a boom in crisis gardening. Huffpost, April 3, 2020. . .
  2. Hartman K. What are people buying during the COVID-19 pandemic? WCPO-9 Cincinnati, April 2, 2020. https://www.wcpo.com/news/coronavirus/what-are-people-buying-during-the-covid-19-pandemic.
  3. What is modified food starch (E1404–E1452): Types, uses, and is it gluten-free? Food Additives, January 2, 2020. https://foodadditives.net/starch/modified-food-starch/.
  4. Daniels J. What is modified corn starch? BestSpy, May 4, 2020. https://www.bestspy.org/what-is-modified-corn-starch/.
  5. Miller B. Bad Gatorade ingredients. Healthfully, July 8, 2011. https://healthfully.com/63889-bad-gatorade-ingredients.html.
  6. Chen Y, She Y, Zhang R, et al. Use of starch-based fat replacers in foods as a strat­egy to reduce dietary intake of fat and risk of metabolic diseases. Food Sci Nutr. 20198(1):16-22. .
  7. Stockton C. Modified food starch demystified. Inside the Mill, May 16, 2012. https://www.bobsredmill.com/blog/healthy-living/modified-food-starch-demystified.
  8. BeMiller JN. One hundred years of commercial food carbohydrates in the United States. J Agric Food Chem. 200957(18):8125-8129. . .
  9. BeMiller JN, Huber KC. Physical modification of food starch functionalities. Annu Rev Food Sci Technol. 20156:19-69.
  10. Searby L. Shades of grey. Food Manufacture, October 1, 2012. https://www.food­manufacture.co.uk/Article/2012/10/02/Shades-of-grey.
  11. Williams H. 7 harmful additives in food to avoid that might be causing your stomach problems. Allwomenstalk, February 6, 2020. https://food.allwomenstalk.com/harmful-additives-in-food-to-avoid-that-might-be-causing-your-stomach-problems/.
  12. https://www.isitbadforyou.com/questions/is-modified-food-starch-bad-for-you.
  13. Greer FR. Use of starch and modified starches in infant feeding: a historical per­spective. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 201866(Suppl 3):S30-S34.
  14. Filer Jr. LJ. Modified food starch—an update. J Am Diet Assoc. 198888(3):342-344.
  15. Lanciers S, Mehta DI, Blecker U, Lebenthal E. The role of modified food starches in baby food. J La State Med Soc. 1997149(6):211-214.
  16. Lanciers S, Mehta DI, Blecker U, Lebenthal E. Modified food starches in baby food. Indian J Pediatr. 199865(4):541-546.
  17. Lebenthal-Bendor Y, Theuer RC, Lebenthal A, Tabi I, Lebenthal E. Malabsorption of modified food starch (acetylated distarch phosphate) in normal infants and in 8-24-month-old toddlers with non-specific diarrhea, as influenced by sorbitol and fructose. Acta Paediatr. 200190(12):1368-1372.
  18. Fox MK, Pac S, Devaney B, Jankowski L. Feeding infants and toddlers study: What foods are infants and toddlers eating? J Am Diet Assoc. 2004104(1 Suppl 1):s22-30.
  19. Wen X, Kong KL, Eiden RD, Sharma NN, Xie C. Sociodemographic differences and infant dietary patterns. Pediatría. 2014134(5):e1387-e1398.
  20. Cavaco J. What is maltodextrin and is it safe? Medical News Today, July 11, 2018.
  21. Berry D. From starch to maltodextrin. Natural Products Insider, July 1, 2005.
  22. Chazelas E, Deschasaux M, Srour B, et al. Food additives: distribution and co-occurrence in 126,000 food products of the French market. Sci Rep. 202010(1):3980.
  23. Mortensen A, Aguilar F, Crebelli R, et al. Re-evaluation of oxidised starch (E 1404), . . . and starch aluminium octenyl succinate (E 1452) as food additives. EFSA J. 201715(10):e04911. .
  24. Asaff B. Identifying modified food starch on labels. https://gluten.lovetoknow.com/Modified_Food_Starch.

This article appeared in Wise Traditions in Food, Farming and the Healing Arts, the quarterly journal of the Weston A. Price Foundation, Fall 2020


Top 7 Genetically Modified Crops

Check your pantry. Do you have any cereals, crackers, cookies, snack bars, soy milk or baby formula in there? How about anything with corn syrup or processed food made from corn on your shelves? If so, you are probably eating food containing genetically modified organisms (GMOs).

GMOs are plant or meat products that have had their DNA altered in a laboratory by genes from other plants, animals, viruses or bacteria. For example, genetically modified corn contain a pesticide that cannot be washed off. Most GE food grown in the U.S. is "Roundup Ready," meaning it can withstand spraying of Monsanto's Roundup pesticide and live, while weeds around it die. (Well, that's how it works initially now resistant "superweeds" have increased the amount of pesticides farmers must spray on their GE crops.)

Research links GMOs to allergies, organ toxicity, and other health issues, though the U.S. Food and Drug Administration does not require safety testing for GMOs.

Market watchers estimate that upwards of 70 percent of processed foods in your local supermarket contain genetically modified ingredients. However, there's no way to be sure of the percentage because no labels are required to inform consumers about the presence of GMOs in food. (That may change if California voters approve Prop 37, a measure that would require labeling on foods containing GMOs.)

The top three GMO crops grown in the U.S. are soy, corn and cotton, according to the U.S. Department of Agriculture (USDA). During the past 12 years, the percentage of acreage planted with GMO crops soared to over 80 percent for each of the top three. (See this graph at Mother Jones.)

Here are the Top 7 Genetically Modified Crops:

1. Corn: Corn is the No. 1 crop grown in the U.S. and nearly all of it -- 88 percent -- is genetically modified. In addition to being added to innumerable processed foods, genetically modified corn is a staple of animal feed.

2. Soy: 93 percent of soy is genetically modified. Soy is a staple of processed foods under various names including hydrogenated oils, lecithin, emulsifiers, tocopherol (a vitamin E supplement) and proteins.

3. Cottonseed: According to the USDA, 94 percent of cotton grown in the U.S. is genetically modified. Cottonseeds are culled from cotton, and then used for vegetable oil, margarine or shortening production, or frying foods, such as potato chips.

4. Alfalfa: Farmers feed alfalfa to dairy cows, the source of milk, butter, yogurt, meat and so much more. Alfalfa is the fourth largest crop grown in the U.S., behind corn, soybeans, and wheat (though there is no genetically engineered wheat on the market).

5. Papaya: 75 percent of the Hawaiian papaya crop is genetically modified to withstand the papaya ringspot virus.

6. Canola: About 90 percent of the U.S. canola crop is genetically modified. Canola oil is used in cooking, as well as biofuels. In North Dakota, genetically modified canola has been found growing far from any planted fields, raising questions about what will happen when "escaped" GE canola competes with wild plants.

7. Sugar Beets: More than half -- 54 percent -- of sugar sold in America comes from sugar beets. Genetically modified sugar beets account for 90 percent of the crop however, that percentage is expected to increase after a USDA's decision last year gave the green light to sugar beet planting before an environmental impact statement was completed.


Genetically Modified Crops: The Trouble Is In The Soil

One of the most detrimental issues about GM agriculture is the effect it has on our environment, specifically our soil and water. The findings regarding GM in the media, science, and FDA reports are almost solely focused on the ways in which GM affects human health. Whether what causes this negligence is because of deeply ingrained anthropocentrism in our society, or genuine ignorance of the institutions that inform us, the fact is that GM agriculture has extremely damaging affects on the health of this earth.

First, it is important to discuss the arguments for and against GM food production. The field is split in two: one side being the supporters of GM agriculture, the other being the adversaries. Each side has arguments to support their positions backed by scientific data and valid documentation.

Supporters claim that GM is the only way to feed the exponential growth of our population in upcoming years. In this view sustainable agriculture is achieved by creating organisms that are able to grow and produce high yields despite disease and unfavorable conditions that do not allow their unmodified counterparts to. They also hold tight to the fact that there are no documented cases of that point to the harmful effects of GM products to humans. [1] Monsanto, the world’s largest supplier of GM seed, claims that they are the most vigorously tested crops in the history of agriculture, testing for nutrient retention, allergens, and gene safety, which is used as proof for safe consumption. [4]

Conversely, adversaries argue that since GM food production is banned in 38 countries and requires labeling in 64 countries, there is a huge concern for safety. [3] Although there are no documented cases of the GM food itself causing harm to humans, there are in fact documented cases of human harm caused by contact with the chemical glyphosate, the main ingredient in the pesticide ‘Roundup’ used to spray all GM crops. [2] Despite the defamation of the well known 90 day test conducted by French scientist Gilles-Eric Seralini, which found that rats who consumed GM corn developed tumors and other fatal ailments, other third party GM testers who found no health issues in shorter (78 day) studies using the same species of rats were not discredited. [5][6][7][9]

The fruits of these arguments seem to mainly reside in the question of human health and safety. Arguments by the supporters GM food claim that the actual GM product do not cause harmful effects on humans, while arguments made by opponents claim that it is not the GM product itself, but the carcinogen glyphosate in which the danger of GM food resides. [8] The battle will continue and each side will pump out evidence that discredits the other, it seems, until human cancer is officially linked to GM food or until Monsanto allows and funds a true long term, third party study that fully validates the safety of GM consumption.

What people decide to put into their bodies is their choice as long as they are able to make informed decisions this does not affect other people. If GM supporters have no issue consuming carcinogens, then GM adversaries have no authority to tell them otherwise, and vise-versa. The issue here lies in tactics to conceal information and also make false claims on both the supporting and opposing sides.

However, the larger issues of GM reach far beyond the question of human safety into that of our planet, whose health we all depend on to survive. We cannot escape this fact, no matter how much yield comes from a field, or how many new medical procedures, and drugs we discover to prolong human life. As long as we continue to support GM agriculture, we are indirectly subjecting other people on this planet to the direct harm it poses to our environment. We will not survive if we turn our planet into an inhospitable environment.

It is important to understand that genetic modification was a necessary creation in order for conventional agriculture (ie. not organic, monocultures) to sustain itself on this planet. So, when GM advocates talk about sustainability, this is what they are referring to: the sustainability of an already unsustainable method.

Even before World War II, corn and soy were America’s leading crops however, they did not produce nearly as much yield due to their high nutrient intake from soil. Farmers practiced crop rotation, a method for letting soil restore its nutrients. Often, farmland was completely abandoned after just a few years of monoculture because the nutrients in soil became severely deficient. After WWII, our government was left with a surplus ingredient for making explosives, ammonium nitrate. [10] [15][16] This chemical is a source of nitrogen, which is one of the most essential ingredients for all plant growth. [13] It was decided that the surplus would be sprayed onto America’s farmlands, and chemical fertilizer was born.

The introduction of chemical fertilizer, created a prime habitat for plant growth, which allowed for a tremendous increase in crop yield, but also a high increase in weed growth, which created more habitats for pests. There was a greater demand for labor on farms for removal of weeds and maintaining increased crop yields, which intensified the need for herbicides and pesticides. In the late 1970’s the herbicide Roundup was introduced into agriculture. [11][12] However, Roundup does not distinguish between ‘weeds’ and ‘food’, and so much of a desired crop is lost when it comes into contact with the herbicide. [14][16] In order to continue on the same path, Monsanto invested billions of dollars in the development of genetically modified plants that could survive when sprayed with Roundup and other pesticides. The chain is logical, narrow, but logical nonetheless, and it is made by our culture’s affixation with instantaneous results and short term solutions that act as band aids instead of antidotes.

What has developed since the adoption of GM agriculture is an enormous loss of healthy soil. Monocultures already stripped soil of its nutrients, but adding lethal poison has worsened the conditions. Nature has adapted to the toxic soil conditions we created in the form of ‘superweeds’ that are resistant to glyphosate. This is the main issue that the majority of America does not understand fully: healthy soil.

What is happening beneath our feet in healthy soil is a complex web of microorganisms, fungi and root systems all supporting each other to in life and procreation they are absolutely necessary to create healthy soil conditions. Soil is believed to have the most diverse ecosystems on earth. Organic and biodynamic farming methods use these elements to their advantage and work in crops that both support and are supported by other root systems, fungi and billions of microorganism. [13][14][15]

Roots systems form a symbiotic and highly complex relationship with mycorrhizal fungi. Simply explained, the fungi is able to absorb minerals in the soil that plant roots cannot. Fungi attaches itself to the root systems of plants and exchanges these minerals for carbohydrates from the plants. Microorganisms are also indirectly essential to this exchange because they decompose organic matter, which turns into minerals that are able to be consumed by plant roots and mycorrhizae. If there are no microorganisms in soil, organic matter will remain in complex molecules that plants and fungi cannot use. [13][14][15][16]

Chemical fertilizers, chemical herbicides and chemical pesticides kill microorganisms and mycorrhizal fungi. When this happens, the complex and highly intelligent systems that nature has perfected for the past four billion years cannot be utilized, and our crops become dependent on humans altering their conditions for survival. In this way soil becomes inorganic, compacted, and completely dependent on chemical additives for fertilization. Compacted soil is what causes runoff of chemicals directly into our water supplies and oceans. This has created dead-zones, areas where marine life cannot survive because of high levels of toxicity, in our oceans. Compact soil also signifies that rainwater cannot penetrate through the soil to replenish our aquifers. When groundwater is not being filled, water scarcity and drought conditions occur. The little water that does reach the aquifers is often unclean, and heavy ridden with chemicals. [14][16]

Organic agriculture utilizes the systems already in place in soil, and expands on it by added more organic matter that work as fertilizers like compost, gypsum rock, feather meal, bone meal, mulch, etc. Microorganisms thrive in these types of soil conditions, and allow the soil to remain un-compacted and highly fertile, and retain high levels of biodiversity. As long as organic matter is continuously added, crops are rotated, and microorganism are able to thrive, soil continues to become more fertile over time, which allows for greater crop yields over time. Water is able to penetrate through soil that is rich in organic material, and what’s more is that this kind of soil actually filters harmful chemicals and bacteria from water. [14][15] This is what truly sustainable farming looks like sustainable is not confined to our human methods, it encompasses our methods in harmony with the methods of our natural world.

Conversely, conventional farmlands that are stripped of microorganisms, fungi and organic matter will produce less yield over time until it is completely unusable. [14][16] No amount of chemical fertilizer, pesticides, herbicides, and genetically modified organisms can change this fact. It is the way of nature. We can develop GM after GM and nature will continue to hurtle new superweeds, new super pests, new diseases that will render our farmlands unusable, empty our underground water supply and expand the ranges of ocean dead zones. As humans, we cannot survive in these conditions.

This issue is far more severe than whether or not GM food causes cancer to humans – it is cancer to our earth. If our nation’s farmers cannot adopt organic practices, we will continue to poison this land that we depend on for our food and clean water, and actual food and water shortages will occur. All life depends on the health of our soil. Fresh water, the most essential element for human life, depends on healthy soil for filtration. Food security does not depend on how well we can mutate genes it depends on how well we can care for our soil.

We exist as one giant ecosystem. Every single living being is affected by us, and we in turn are affected by every single living being. We are ecosystems within ecosystems within ecosystems. The complexity of these systems are extremely difficult to fathom because most of the time they are not visible to us most of the time they affect us indirectly, but without this web, life would not be possible. Look at the devastating consequences our earth has endured just from the partial elimination of our soils ecosystems by GM agriculture. We cannot escape our interconnectedness to all life, and it is our responsibility to work with life, not against it, to ensure human survival on this earth. Nature will always adapt and find ways to survive, but whether or not humans will is our choice.

Genetically modified food may or may not be bad for our bodies, but it is proven to be harmful to our earth. It is time we abandon this old method and fully embrace, on an international level, biodynamic agricultural methods that allow us to work in harmony with the already perfectly balanced ecosystems that run deep and wide across this ancient land.

Article sources:

If you are interested in learning more about soil science and its relationship to agriculture, I highly recommend watching the enlightening documentary Symphony of the Soil (14).

  • (1) Maxmen, Amy. “GMOs May Feed the World Using Fewer Pesticides.” PBS. PBS, 24 July 2013. Web. 03 Mar. 2016.
  • (2)Lagrange, Catherine, and Marion Douet. “Monsanto Guilty of Chemical Poisoning in France.” Reuters. Thomson Reuters, 13 Feb. 2012. Web. 03 Mar. 2016. <http://www.reuters.com/article/us-france-pesticides-monsanto-idUSTRE81C0VQ20120213>.
  • (3) “GM Crops Now Banned in 38 Countries Worldwide – Sustainable Pulse Research – Sustainable Pulse.” Sustainable Pulse. N.p., 22 Oct. 2015. Web. 04 Mar. 2016. <http://sustainablepulse.com/2015/10/22/gm-crops-now-banned-in-36-countries-worldwide-sustainable-pulse-research/#.VtnuY4wrJcw>.
  • (4) “Newsroom.” Myth: GMOs and GM Foods Are Untested and Unsafe. Monsanto, n.d. Web. 04 Mar. 2016. <http://www.monsanto.com/newsviews/pages/testing-of-gm-foods.aspx>.
  • (5) Key Laboratory of Trace Element Nutrition. “Long-term Toxicity Study on Transgenic Rice with Cry1Ac and Sck Genes.” ScienceDirect. National Institute for Nutrition and Food Safety, China CDC, 05 Nov. 2013. Web. 03 Mar. 2016. <http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691513007102>.
  • (6) Seralini, Gilles-Eric. “Republished Study: Long-term Toxicity of a Roundup Herbicide and a Roundup-tolerant Genetically Modified Maize.” Springer Open. Environmental Sciences Europe, 24 June 2014. Web. <http://download.springer.com/static/pdf/514/art%253A10.1186%252Fs12302-014-0014-5.pdf?originUrl=http%3A%2F%2Fenveurope.springeropen.com%2Farticle%2F10.1186%2Fs12302-014-0014-5&token2=exp=1457215462

Sobre el Autor:

Vanessa Caldarelli: I am a wildlife conservationist and organic farmer. I work with Eco Era, a wildlife and rainforest refuge in Costa Rica, and I have been working on organic farms for the past six years. I worked with many enthused soil scientists, permaculture, biodynamic and organic agriculture enthusiasts and have developed a rich knowledge in this field. I research and write essays in this field often to educate people who know little about the importance of organic agriculture. Most recently I have been working in designing permaculture sites and helping convert conventional gardens into sustainable edible gardens.


Ver el vídeo: Pamela Ronald: The case for engineering our food (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Dazahn

    Le sugiero que visite el sitio, que tiene muchos artículos sobre el tema que le interesa.

  2. Orbart

    Removed (confused the topic)

  3. Kohana

    Esto es poder !!!!

  4. Tujar

    Le ruego a su perdón que intervenga, también quiero expresar la opinión.

  5. Negrel

    Sí, en serio. Estoy de acuerdo con todo lo mencionado anteriormente.

  6. Akile

    Qué frase necesaria ... super, una idea brillante



Escribe un mensaje